Bilbao enseña a vivir

A Bilbao no le gusta que hablen de ella disimulando su pasado, entre edificios de premios Pritzker; su esencia quiere que seas sincero y que quede constancia de una vida vinculada a lo industrial, a su Casco Viejo y a la ría.

En Bilbao se disfruta de la cultura underground y el mainstream, el monte y la city… y el clima se ha suavizado; y ya, se respira paz. En sus calles y barrios se percibe una mezcla cultural y sociológica trepidante: cerca de un millón de personas configuran el área del llamado Gran Bilbao, comunicadas por su singular metro. La dinámica renovadora de ciudad no ha parado desde la década de los 90 y en la isla de Zorrotzaurre, que es donde se sitúa nuestro Centro, el IED Kunsthal, formamos parte de la avanzadilla cultural del lugar que se define como “isla creativa”.

La característica que tiene la ciudad para haber desarrollado tanta Arquitectura de última generación, es una desinhibición estética que acepta tratamientos estilísticos dispares en su perfil, mezclándose con la funcionalidad humilde del edificio anónimo, característica constructiva de toda ciudad con tradición obrera y popular. Por eso Bilbao te enseña a vivir, porque nunca dejas del todo la realidad.