Ane Miren Barrutia Mendizabal

Paisajista por la ETSAB e Ingeniero Técnico Agrícola por Escuela Universitaria de Ingeniería Agrícola de Palencia.

Su primer contacto con el paisaje fue en el Área Metropolitana de Barcelona donde colaboró en la materialización de proyectos verdes urbanos de la Barcelona Olímpica. Junto a Bet Figueras, María Jover y Andrew Savage crea una oficina de paisaje y participa en la redacción de proyectos de paisaje, tanto urbanos como de entornos naturales, colaborando con profesionales de muy diversos ámbitos.

Esta oficina es el germen de Arquitectura del Paisatge SCP. En el año 2000, parte de este equipo, con la incorporación de otros profesionales, crea LOCAL4 Arquitectura del Paisatge, empresa en la que sigue desarrollando su actividad hoy en día.

En estos años ha intervenido en concursos nacionales e internacionales de proyectos de paisaje y en equipos pluridisciplinares obteniendo diversas distinciones.

También ha participado de la actividad docente como profesora del curso de paisaje en el Master de renovación Urbana de Santiago de Compostela.

Es miembro de la Asociación Española de Paisajistas, de la Asociación de Arboricultura y de la Asociación de Ingeniería del Paisaje, y ha impartido clases y conferencias por todo el ámbito nacional

En el año 2010 crea TanTak con la finalidad de generar proyectos cuyo objetivo sea trasladar la visión estratégica de la ciudad, más allá del entorno urbano, a la globalidad del territorio.

Para ello se elaboran estrategias y acciones vinculadas a los espacios no construidos que los pongan en valor, creando nuevas oportunidades (económicas, sociales, culturales, ambientales, etc.) y  convirtiendo las ciudades en el “referente”, en un nuevo modelo de gestión del territorio.

Para ella, vivimos en un planeta en el que todo es paisaje. El paisaje es una realidad territorial, una realidad medioambiental que nos ofrece recursos y que realiza funciones ecosistémicas; una realidad económica que genera actividad y da valor; una realidad social en la que las personas somos los principales actores en su percepción, construcción y transformación, y que influye en nuestro comportamiento social y nuestra calidad de vida; y una realidad cultural donde el paisaje es soporte de la historia, del arte, de la espiritualidad, de la estética, etc. todo en una escala variable e interconectada.

En su actividad profesional trata de aunar todas estas realidades incorporando conceptos que resuelvan, enriquezcan y nos abran puertas al futuro.